lunes, 4 de junio de 2012

De Apatía y Detalles


Hoy me levante con el día raro, esos días que sin anda aparente son diferentes. Esos días que la apatía te abraza y lo único que deseas que pase el tiempo. Cruzas los dedos para que el próximo amanecer sea diferente. Aunque en el fondo sabes que el próximo día volverá a ser igual, las mimas cosas, los mismos problemas, los mismos dilemas, la misma gente, la misma vida. Quizás lo único que cambie en esos amaneceres sea nuestro punto de vista, nuestra energía sea mayor y consigamos deshacernos de esa apatía.

Pero cuando pones el pie en esos días lo único que te apetece es matar el tiempo evadiéndote en cualquier cosa que no te resulte un esfuerzo ni mental ni físico. Hace poco leí una frase respecto a esto que me hizo mucha gracia. Decía algo así:

“Es un sin sentido decir matar el tiempo. Hagas lo que hagas el tiempo siempre es el que te mata”

Así que al final pase el día leyendo, viendo series y jugando a videojuegos para encefalogramas planos. Finalmente a última hora de la tarde, cuando la casa ya se me venía encima decidí salir a tomar aire. Y como casi siempre que salgo a pasear acabe de nuevo delante de una taza de café y mi diario. Tras intentar un rato buscar algo sobre lo que escribir, algo sobre que reflexionar para mantener mi compromiso personal de escribir semanalmente aquí, no llegue a ningún sitio y lo deje. No tenía ni ideas, ni ganas, mi mente estaba como un batido espeso que no se mueve por mucho que lo agites…

Mientras desviaba mi miraba entre el techo y los demás clientes del bar sin saber qué hacer, uno de los camareros se acerco y dejo algo sobre mi mesa. Y con una sonrisa comento:

- Espero que te guste. Los hace una de las chicas de aquí – Y sin más se fue a continuar con su trabajo. Al camarero, del cual hasta desconozco su nombre, nos conocemos simplemente de vista del propio sitio. Es verdad que tengo la impresión que es el dueño, pero fue un simple detalle que me animo algo la tarde. Y tengo que reconocer que el mini pastel, galleta o mezcla de mantequilla y coco estaba realmente buena. Esto me hizo pararme a recordar estos simples detalles de gente casi desconocida que me han pasado. Desde invitaciones a café a incluso comidas. Gente que simplemente en ese momento le apetece tener un detalle con alguien, alegrándole el día.


 ¿Pero que tienen de especial estos detalles?¿Porque nos alegran? Siempre he pensado que los detalles son muy importantes en las relaciones sociales, son una muestra de interés y cariño por las otras personas. Entre amigos, familiares o parejas creo que son algo fundamental, a mi manera de entenderlas. Pero es cierto que solemos descuidarlos por la confianza y la propia rutina en la vida. Más raros son aun los detalles entre conocidos o completos desconocidos pero es verdad que puedo decir que he tenido bastantes en mi vida. Lo cual me ha hecho tener una visión más positiva de la gente que la mayoría de mis amigos y conocidos. Realmente creo que hay mas buena gente por ahí fuera de lo que normalmente pensamos. Y creo que habría mucha más si no nos preocupáramos tanto por el que dirán, por el que pensaran. Pues muchas veces no hacemos estos detalles por miedo a ser mal interpretados. Pues por desgracia el pensamiento mayoritario en nuestra sociedad es que todo el mundo es egoísta, que nadie hace nada sin una intención oculta. Pero aunque parezca mentira hay gente en el mundo altruista, que a veces hacen las cosas por el simple placer de alegrarle es día a los demás. Y tengo que reconocer que al menos hoy me han alegrado la tarde. Un recuerdo a todos aquellos que a lo largo de los años han tenido alguno de estos detalles, gracias por hacerme creer que alguna gente aun merece la pena.    
  
How your own
Know your name
And go your own way
Everything will be fine
Everything in no time all
Everything…

5 comentarios:

  1. A mí siempre me extrañan los detalles de desconocidos. A veces incluso me dan miedo, dependiendo de lo que sea y de quién venga. Los de amigos me acercan más a ellos, aunque es verdad que tendemos a descuidarlos cuando hay más confianza.

    Por lo demás, aplico a tu primer párrafo una frase que mencioné durante muchos años: la vida es una mierda; de ti depende hacer de ella algo que merezca la pena. Pues eso ;)

    bsito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta claro que esta en la mano de cada uno hacer que la vida sea diferente. Todo depende del cristal con mires en ese momento. Por eso hay días mejores y días peores, es normal.

      Eliminar
  2. Sigue la cadena y cambia tú uno de tus días, ten un detalle con un amigo o un desconocido, le alegrarás el día :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De ves en cuando lo hago. Usualmente cuando me cruzo con algo que me recuerda a un amigo o veo una necesidad obvia en alguien. Aunque es verdad que muchas veces me corto por el que dirán, me gustaría ser inmune a ese aspecto pero aun me queda para llegar a ese punto.

      Eliminar